Artículos


La Fe impulsa el contacto con los prematuros frente a las incubadoras
JAIME PRATS – Valencia – 06/10/2009
  
             

La mejor incubadora es la madre. Esta afirmación, que parece una obviedad, cobra especial importancia en el caso de los prematuros. El regazo materno aporta más ventajas a estos bebés que el equipo más sofisticado del hospital más moderno que pueda existir en cualquier país occidental.
   
           
  
La noticia en otros webs

 
     
El hospital diseña una sujeción más cómoda para cuidar a bebés en el regazo

De ahí que servicios de neonatología como el del hospital la Fe de Valencia estén desandando el camino recorrido las últimas décadas -que consistía en volcarse en la tecnología y suplir a la madre por una máquina- y apuesten por la humanización, por el contacto piel con piel entre el pequeño y el pecho de sus padres. Hasta tal punto, que el propio hospital ha eliminado las restricciones de tiempo de las visitas de los progenitores y, como anunció ayer, ha desarrollado una faja especial que facilita la sujeción del bebé y hace más cómodo aplicar este método, llamado madre canguro.

Esta práctica, que se aplica de forma individual o incluso con gemelos, como era el caso ayer de Almudena en la sala de neonatos de La Fe, es un ejemplo más de cómo hacer de la necesidad virtud. Surgió en 1978 en el Instituto Materno Infantil de Bogotá, en Colombia. Ante la falta de incubadoras, desarrollaron un método que, básicamente, consistía en que los pequeños a partir de los 1.500 o 1.600 gramos fueran a casa acomodados en los pechos de la madre mediante sujeciones, de donde obtenían alimento y calor.

Tras los éxitos logrados -menos infecciones y mortalidad, mejoras en el desarrollo físico, intelectual y afectivo-, el método recibió el aval de la Organización Mundial de la Salud y se ha extendido por buena parte de los servicios sanitarios occidentales.

Las incubadoras tienen una función esencial en situaciones críticas. Pero generan un estrés tecnológico (el ruido del respirador, la luz, las alarmas de los monitores) que pueden alterar el desarrollo mental del pequeño. Frente a este riesgo, nada mejor que el contacto con la madre (o el padre) su calor, su olor, sus susurros o su latido del corazón contra la piel del bebé. “Cuanto más tiempo pasen así, mejor”, comenta la doctora Blanca Gascó, de La Fe. “Además, no sólo es positivo para los grandes prematuros, también tiene enormes efectos reparadores en recién nacidos que han permanecido separados de la madre”.

El juguete, financiado por la UE, pretende fomentar la lactancia materna

16.06.09 | 15:28 h.  INFORMATIVOS TELECINCO

Los muñecos que lloran, toman el biberón y los que mojan los pañales se han quedado más que antiguos. La última novedad en el sector juguetero la trae una empresa alicantina de la mano de la financiación europea. Se trata del ‘Bebé Glotón’, un muñeco al que las pequeñas tendrán que dar de mamar. Estará en las tiendas a partir de octubre.

El ‘Bebé Glotón’ en tiendas a partir de octubre
El último grito en muñeco es el ‘Bebe glotón’. A partir las niñas no van a querer saber nada de los muñecos que lloran o se hace pis. Todas pedirán el bebe lactante, al que tendrán que darle de mamar. El muñeco trae una camiseta que las niñas se atan al cuello y que incorpora dos flores a las que hay que acerar al ‘Glotón’ para alimentarlo.
Y por si fuera poco, si el muñeco no está satisfecho con la toma llora. Si le gusta, la niña deberá hacerlo eructar.
Este muñeco lactante es el primero que sale al mercado a nivel mundial. Lo comercializa una empresa alicantina, gracias a fondos de la Unión Europea, cuyo objetivo es fomentar la lactancia materna. A partir de octubre estará en las tiendas.
Y va dirigido a niñas porque en esto de los juguetes todavía hay diferencia entre sexos. Las empresas siguen diseñando y fabricando pensando en las preferencias de ellos y ellas. 
Importancia de la lactancia 
Los bebés que reciben leche materna en sus primeros meses de vida generalmente tienen mejores notas que los que se alimentan con biberón, según un estudio publicado por la revista Journal of Human Capital.
Su mejor rendimiento escolar en primaria también se traduce en mayores posibilidades de buenas calificaciones en los estudios secundarios y en la universidad.

Que un nuevo hospital “se haga amigo de los niños” siempre en una buena noticia.

La información en: http://www.ihan.es/news/NOTA_DE_PRENSAlocal_costa_del_sol.pdf

El 7 de marzo de 2009 se celebrará el Encuentro Nacional de Grupos de Apoyo a la LM en Murcia, dentro del Congreso Español de LM.

Se ha organizado una mañana de conferencias abiertas al debate, para invitar a la relación e intercambio de experiencias. Además se ha organizado un concurso de relatos cortos y de fotografía con la temática “La importancia de la pareja en la Lactancia ” con premios de 600 y 500 euros, donados por la Asociación de Matronas de la Región de  Murcia y el Banco de Leche Humana del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

 

Toda la información del Encuentro y las bases del concurso están en la página http://www.ihan. es/congresos/ encuentros. asp

 

Estáis todas invitadas, esperamos que el programa sea de vuestro interés y agradecemos la máxima difusión a todas las personas interesadas.

 

Os esperamos.

   PALMA DE MALLORCA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) –  

   El Juzgado Social número cuatro de Palma ha estimado la demanda presentada por la FSP-UGT en Baleares contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social, Mutua Balear y el Hospital Son Llàtzer por oponerse a que una trabajadora de este centro sanitario accediera a la prestación económica de riesgo laboral en periodo de lactancia.

   La sentencia estima que la mujer deberá percibir la cuantía de 11.111,58 euros en concepto de prestación económica por “riesgo laboral”, como consecuencia de la suspensión del contrato laboral, al existir un riesgo para ella y para el lactante por la exposición a radiaciones ionizantes. La extinción del contrato se produjo porque en la empresa no había otro puesto de trabajo de categoría profesional compatible con el estado de lactancia de la trabajadora.

   De acuerdo con el Estatuto del Trabajador, el contrato de trabajo puede suspenderse cuando haya riesgo durante la lactancia natural por la madre o el hijo, suspensión que acabará a los nueve meses de vida del lactante, siempre y cuando en la empresa no haya un lugar compatible con su estado.

   Por otro lado, señala UGT en un comunicado, la Ley General de la Seguridad Social regula la prestación económica consistente en un subsidio del cien por cien de la base reguladora -por parte de la Entidad Gestora o Mutua Patronal en casos parecidos-, establecida en la prestación de incapacidad temporal, derivada de contingencias profesionales.

   La sentencia, que ya es firme, reconoce los derechos y prestaciones de riesgos durante el tiempo de lactancia de la trabajadora, y obliga al pago de 11.111 euros, importe correspondiente al periodo del 25 de diciembre de 2007 al 3 de junio de 2008, que coincide con el periodo de lactancia materna natural de la interesada, lo que constituye una sentencia novedosa en materia de riesgos laborales.  

 

 

Me llamo José Antonio y soy padre de dos hijos además de compartir la crianza de otros tres hijos de  mi mujer.

Mi primer hijo, fruto de mi primer matrimonio nació hace 10 años en un parto por cesárea probablemente no necesaria y fue alimentado con leche artificial desde el quinto día de vida. En aquel momento me pareció bien poder compartir la crianza alimentando a mi hijo con biberón . Mi hijo se calmaba en mis brazos con facilidad usando el chupete. Su madre no era imprescindible.

Hace 6 años me separé y me casé de nuevo con una mujer madre de tres hijos, comadrona, y asesora de lactancia.

 Decidimos tener nuestro hijo y la experiencia me llevó al extremo opuesto.

 Pude sentir junto a ella abrazándola como nacía nuestro hijo en un precioso parto natural en el que participé al máximo.
Tuve el privilegio de mantener caliente a mi recién-nacido piel con piel
mientras mi mujer alumbraba la placenta  y pude dormir con ella y mi hijo desde la primera noche y cuidarlos a los dos.

 

Conseguí días de fiesta suficientes para pasar el primer mes en casa. Mi mujer pasaba el día amamantando con mucha frecuencia y yo procuré que no tuviera que hacer ninguna tarea doméstica. Y me hice cargo al máximo de los hijos mayores. Estaba atento a todas sus necesidades. Ella me llamaba bromeando “Mi esclavo puerperal”, yo reconocía que su labor era muy intensa y dura y que cuidándola a ella estaba cuidando a mi bebé.

 Emocionalmente las mujeres pasan por una etapa en el post-parto en la que necesitan mucho apoyo y cariño continuo para salir adelante.

Me di cuenta de que yo no tenia que cuidar al bebé si no era a través de la madre.

Mi hijo solo se calmaba con ella y parecía que no quería saber nada de mi. Al principio me chocó y me costó de aceptar. Me daba cuenta de que mi hijo y su madre tenían un vinculo muy estrecho que yo no había visto entre mi primer hijo y la suya.

 

 Estaban muy enamorados. Yo también lo estaba de ellos pero no podía calmar al bebé cuando mi mujer no podía estar por el algunos cortos ratos y ello me hacia sufrir.

Un día a escondidas compré un chupete. Estaba seguro de que si mi hijo lo chupaba se consolaría como mi primer hijo en mis brazos. Pero el niño lo escupió y mi mujer cuando lo vio lo tiró a la basura algo disgustada.

Poco a poco mi hijo ha crecido, ahora tiene 6 meses, sus necesidades han cambiado y me busca, me sonríe y  le gusta jugar conmigo.

 Me doy cuenta del valor tan grande que tiene la lactancia materna y de que lo normal es que la madre sea imprescindible para el bebé y la figura del padre sea secundaria para él al principio, aunque muy necesaria para la mamá.

Ahora entiendo mi papel de padre, veo que todo funciona bien y que mi apoyo a su madre ha tenido mucho que ver en lo sano, hermoso y feliz que se ve a mi hijo.

 No hay que compartir la alimentación del bebé para sentirse participe como padre. Amamantar es lo único que SOLO ella puede hacer. Nosotros podemos mecer, abrazar, consolar, bañar, pasear, jugar,  cambiar el pañal…

Desde el principio de nuestra relación acompaño a mi mujer a todos los cursos, congresos y jornadas de lactancia en los que participa con mucho interés y aprendiendo mucho. He venido a estas jornadas para que ella pueda dar una ponencia esta tarde, mientras nuestro hijo la mira desde mis brazos.

Gracias por escucharme.

José Antonio Trillo

Las fotos dando el pecho a su bebé escandalizan a la sociedad americana – Las asociaciones en defensa de la lactancia materna consideran un gesto valiente su reciente posado

 
 
 

José Beltrán – Madrid
Una madre da el pecho a su hijo. Esta imagen en blanco y negro -y tomada con una cámara desechable- podría ilustrar perfectamente un cartel en una consulta de pediatría, o incluso formar parte de una exposición sobre el germen de la vida. Pero, la cosa cambia cuando la instantánea ilustra la portada de noviembre de la revista «W», la madre de la criatura es Angelina Jolie y, el fotógrafo, Brad Pitt. La opinión pública estadounidense, en un nuevo alarde de puritanismo, ha puesto el grito en el cielo tras contemplar esta escena tan cotidiana en el primer plano de la actualidad. Nadie censuró el erotismo de su desnudo en la película «Beowulf», ni lo ajustado de su atuendo como Lara Croft en «Tomb Rider».
Lo público y lo privado
Pero Angelina ha rebasado otro límite, y no ha gustado. «Los norteamericanos se guían por la máxima ”vicios públicos, virtudes privadas”», comenta el catedrático de sociología, Fermín Bouza.
«Así, en el país cuna de la pornografía -continúa-, dar el pecho a un bebé en público está considerado como algo obsceno, en tanto que pertenece a lo privado y nadie puede romper esa frontera, una actitud propia de una cultura hipócrita como la anglosajona». Este experto en cultura de masas mantiene además que «en España un posado de este tipo sería irrelevante, pero no lo es dentro de su cultura de la hipocresía. Mientras nuestra cultura es más intolerante en las ideas, la anglosajona lo es en la transición de lo público a lo privado».
La realidad es que la «transgresión» de Jolie le ha costado caro, y eso que no ha sido la primera. Ya en 1991 la modelo Jerry Hall apareció en la portada de «Vanity Fair» amamantando a Gabriel, el hijo que tuvo con Mick Jagger.
Por esas mismas fechas y en la misma publicación, Demi Moore posó desnuda luciendo un avanzado embarazo. De aquellas portadas han pasado 17 años, pero los tabúes en Estados Unidos parecen intocables. De hecho, hasta hace diez años, mostrar el pecho para alimentar a un niño era un delito de exhibicionismo en muchos estados. Y aunque, desde entonces las leyes se han relajado, el rechazo permanece y resulta impensable contemplar esta escena en un banco de un centro comercial o en un restaurante. Lo habitual en estos casos es que la madre en cuestión compre una sábana especial para tapar la escena maternal y que cubre incluso el hombro de la afectada.
Millones de exclusivas aparte, al menos Jolie puede sentirse orgullosa, porque, frente a las críticas las asociaciones en defensa de la lactancia materna han aplaudido su gesto. «Que una famosa como ella explique cómo amamanta a sus gemelos supone un apoyo extrarodinario a una práctica que debería normalizarse», asegura Ana Angulo, de la Federación Española de Asociaciones Pro-lactancia Materna. Angulo lamenta que «hace treinta años dar el pecho en público se viera como algo normal y en la actualidad esté mal visto e, incluso, por intereses económicos se presente como una práctica que deforma la figura materna» .

Página siguiente »