Artículos

Guía de protección, promoción y apoyo a la lactancia materna de la OMS. Revisión 2018

Desde Regazo queremos promocionar la lactancia materna y basarnos en información fiable. Por ello siempre estamos pendientes de lo que publica la Organización Mundial de la Salud con respecto a la Lactancia Materna.

En esta entrada del blog de LactApp explican de forma comprensible esta guía que tanto nos interesa.

Anuncios
Artículos

Galactocele

A raíz de una consulta, hoy vamos a hablar un poco sobre el galactocele: un proceso benigno que puede suceder durante la lactancia y que aparece en forma de bulto en el pecho.

 

¿Qué es un galactocele y por qué aparece?

Un galactocele es la acumulación del material graso de la leche fuera de los conductos. Se forma un pequeño quiste que queda retenido dentro de la glándula, ya que no tiene salida hacia el pezón.

Suele tener una medida variable y puede aparecer en cualquier zona del pecho.

Puede aparecer durante el embarazo, la lactancia o, con más probabilidad, en el destete, ya que la leche se conserva y se “estanca” dentro de los conductos mamarios. Aunque no suele ser muy conocido, en realidad el galactocele es la lesión benigna más común en periodo de lactancia.

 

¿Cómo podemos identificarlo?

Para saber si el bulto que tenemos en el pecho es un galactocele o no, podemos valorar lo siguiente:

  • No se modifica el tamaño del bulto después de amamantar
  • No deberías tener fiebre
  • No deberías tener ninguna mancha roja en la piel del pecho
  • No deberías tener malestar general (sensación de gripe)
  • No deberías tener dolor

Para asegurar que se trata de un galactocele, es muy importante que acudas a tu ginecólogo/a, que te realizará una ecografía y/o mamografía exploratoria.

 

¿El galactocele puede afectar a mi lactancia?

Dependiendo la situación del galactocele dentro de la mama puede causar afectación de la lactancia o la afectación puede ser nula.

Si el galactocele está situado lejos de la zona de la areola y el pezón no afectará a la salida de la leche por los conductos, por lo que no causará ningún inconveniente durante la lactancia. En el caso de que esté situado en el complejo areola/pezón, puede entorpecer la eyección de la leche y hacer que el flujo sea más lento, lo que puede molestar al bebé.

A parte del detalle de la localización, tener un galactocele no afecta en nada más a la lactancia. El galactocele no es peligroso, aunque puede ser incómodo.

 

Tengo un galactocele ¿Y ahora qué hago?

Si el galactocele es grande, está situado en la parte anterior del pecho y, además, compromete la salida de leche por el pezón, tu ginecólogo te realizará una punción con aguja guiada por ecografía para extraer el material lipídico acumulado. Debes saber que, a veces, se pueden volver a llenar y hace falta volver a pinchar.

Si, por el contrario, no compromete la lactancia, puedes esperar a finalizar la lactancia para eliminarlo o dejar que desaparezca por sí mismo.

De la app de lactancia Lactapp.es

Artículos

Las ventajas del calor de la madre

La Fe impulsa el contacto con los prematuros frente a las incubadoras
JAIME PRATS – Valencia – 06/10/2009
  
             

La mejor incubadora es la madre. Esta afirmación, que parece una obviedad, cobra especial importancia en el caso de los prematuros. El regazo materno aporta más ventajas a estos bebés que el equipo más sofisticado del hospital más moderno que pueda existir en cualquier país occidental.
   
           
  
La noticia en otros webs

 
     
El hospital diseña una sujeción más cómoda para cuidar a bebés en el regazo

De ahí que servicios de neonatología como el del hospital la Fe de Valencia estén desandando el camino recorrido las últimas décadas -que consistía en volcarse en la tecnología y suplir a la madre por una máquina- y apuesten por la humanización, por el contacto piel con piel entre el pequeño y el pecho de sus padres. Hasta tal punto, que el propio hospital ha eliminado las restricciones de tiempo de las visitas de los progenitores y, como anunció ayer, ha desarrollado una faja especial que facilita la sujeción del bebé y hace más cómodo aplicar este método, llamado madre canguro.

Esta práctica, que se aplica de forma individual o incluso con gemelos, como era el caso ayer de Almudena en la sala de neonatos de La Fe, es un ejemplo más de cómo hacer de la necesidad virtud. Surgió en 1978 en el Instituto Materno Infantil de Bogotá, en Colombia. Ante la falta de incubadoras, desarrollaron un método que, básicamente, consistía en que los pequeños a partir de los 1.500 o 1.600 gramos fueran a casa acomodados en los pechos de la madre mediante sujeciones, de donde obtenían alimento y calor.

Tras los éxitos logrados -menos infecciones y mortalidad, mejoras en el desarrollo físico, intelectual y afectivo-, el método recibió el aval de la Organización Mundial de la Salud y se ha extendido por buena parte de los servicios sanitarios occidentales.

Las incubadoras tienen una función esencial en situaciones críticas. Pero generan un estrés tecnológico (el ruido del respirador, la luz, las alarmas de los monitores) que pueden alterar el desarrollo mental del pequeño. Frente a este riesgo, nada mejor que el contacto con la madre (o el padre) su calor, su olor, sus susurros o su latido del corazón contra la piel del bebé. “Cuanto más tiempo pasen así, mejor”, comenta la doctora Blanca Gascó, de La Fe. “Además, no sólo es positivo para los grandes prematuros, también tiene enormes efectos reparadores en recién nacidos que han permanecido separados de la madre”.

Artículos

El ‘Bebe glotón’, el primer muñeco lactante, a punto de salir al mercado

El juguete, financiado por la UE, pretende fomentar la lactancia materna

16.06.09 | 15:28 h.  INFORMATIVOS TELECINCO

Los muñecos que lloran, toman el biberón y los que mojan los pañales se han quedado más que antiguos. La última novedad en el sector juguetero la trae una empresa alicantina de la mano de la financiación europea. Se trata del ‘Bebé Glotón’, un muñeco al que las pequeñas tendrán que dar de mamar. Estará en las tiendas a partir de octubre.

El ‘Bebé Glotón’ en tiendas a partir de octubre
El último grito en muñeco es el ‘Bebe glotón’. A partir las niñas no van a querer saber nada de los muñecos que lloran o se hace pis. Todas pedirán el bebe lactante, al que tendrán que darle de mamar. El muñeco trae una camiseta que las niñas se atan al cuello y que incorpora dos flores a las que hay que acerar al ‘Glotón’ para alimentarlo.
Y por si fuera poco, si el muñeco no está satisfecho con la toma llora. Si le gusta, la niña deberá hacerlo eructar.
Este muñeco lactante es el primero que sale al mercado a nivel mundial. Lo comercializa una empresa alicantina, gracias a fondos de la Unión Europea, cuyo objetivo es fomentar la lactancia materna. A partir de octubre estará en las tiendas.
Y va dirigido a niñas porque en esto de los juguetes todavía hay diferencia entre sexos. Las empresas siguen diseñando y fabricando pensando en las preferencias de ellos y ellas. 
Importancia de la lactancia 
Los bebés que reciben leche materna en sus primeros meses de vida generalmente tienen mejores notas que los que se alimentan con biberón, según un estudio publicado por la revista Journal of Human Capital.
Su mejor rendimiento escolar en primaria también se traduce en mayores posibilidades de buenas calificaciones en los estudios secundarios y en la universidad.